El Nacimiento La otra historia de la Navidad.

El Nacimiento

La Otra Historia de la Navidad

por JR.Fuentes

Copyright 2012

 Avance 1er capitulo.


La Señal

“ De Jacob, llega  una  Estrella….”

En el Tiempo en que los romanos dominaban la tierra Palestina, y el Rey Herodes el Grande, reinaba en Jerusalén, había en las montañas de Persia un hombre llamado Artaban el Medo, que dejo todo cuanto poseía para seguir una Estrella que apareció en el Cielo, anunciando el nacimiento de un Niño, que  cambiaria el destino de los hombres.

Todo  comenzò, una noche de septiembre en Ecbatana… a los pies del Monte Orontes. La ciudad de las Siete Murallas pintadas de Siete Colores de los Emperadores Partos.

Aquella noche, mientras Artaban observaba a Júpiter y a Saturno extrañado de verlos reposar  juntos sobre los altos picos de Zagros… viò una pequeña y remota esfera roja que bajaba por el cielo como un corazón de luz latiendo en el infinito.

De repente, la esfera, se detuvo un instante en la bóveda celeste; dibujò una espiral de fuego, y dando un estallido azulado seguido por un ensordecedor trueno, sé convirtió en la más brillante estrella que jamás hombre alguno había visto en el devenir del tiempo.

Entonces, Artaban, inclino la cabeza, se cubrió el rostro con las manos. y conteniendo la emoción exclamò:
– ¡La Señal ¡ ¡El Rey, està en camino!

Cuando la primera luz de la mañana, iluminó la muralla dorada de la ciudad de Ecbatana ,y saltando sobre la Ciudad de Las Cúpulas, alcanzò el  Palacio Real de los Emperadores Partos, alguien llamò a la puerta de Artaban el Medo.
Su criado, Tigranes, alarmado por la insistencia con la que el temprano visitante golpeaba la puerta, se apresurò a abrir medio dormido antes de que despertase a todo el vecindario, y muy poco dispuesto a ser benevolente con tan intempestiva visita. Pero al abrir la puerta, y ver asomar en el umbral la blanca y larga barba del Venerable Abgarus, se espabilò rápidamente, e inclinando la cabeza le saludò con respeto.
– ¡ Buenos días Venerable Maestro !.Que vuestra presencia ilumine esta morada!- le dijo al anciano que estaba en la puerta.
– ¿Nadie madruga en esta casa? – le reprendió impaciente Abgarus pasando ante el como un vendaval-Despierta a tu señor. Vamos ,vamos Tigranes…- le apremio el noble anciano – ¡No tengo todo el día!

Tigranes, descalzo y sin quitarse la camisa de dormir, subió de dos en dos los escalones que conducían al dormitorio de su señor y allí, en una austera cama, rodeado por toda clase de artefactos de astronomía, que el mismo había construido para observar el cielo; entre mapas astrales y pergaminos, dormía con un sencillo camisón de lana blanca, Artaban el Medo, sujetando entre sus manos la figura de un Niño  tallado en madera.

No muy lejos, y al lado de un gorro puntiagudo que solo podían llevar los Sacerdotes Magos Adoradores de Fuego, se hallaba un pergamino abierto con una mapa, en el que podían verse trazadas varias líneas que señalaban  un mismo lugar: Jerusalén.

Desde el balcón de aquella estancia, podían contemplarse los exóticos y exuberantes jardines que rodeaban la casa de Artaban el Medo, por los que volaban aves de todos los colores entre árboles frutales y plateadas fuentes, cuyas aguas bajaban desde las nevadas cumbres de los montes de Zagros.

Dormido, Artaban el Medo, no aparentaba los años que tenia. Alto. De tez oscura. Ojos brillantes, labios firmes y rostro de soñador; Artaban era un hombre de sentimientos delicados. Pero dueño de una voluntad inflexible. De los que a cualquier edad saben enfrentarse a sus conflictos internos , y siempre dispuesto a iniciar una nueva vida –si fuese preciso -para buscar otros horizontes.

Tigranes, apagò la lámpara de aceite que aun ardía en la estancia, le zarandeò suavemente por los hombros y sin levantar demasiado la voz le despertó.

Continua leyendo un pco mas en este enlace:

El Nacimiento Avance

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s